domingo, 8 de abril de 2012

Semana Santa 2012

Como a mí no me gusta la SS y la semana próxima nos vamos de viaje (largo), había que ahorrar y hemos dedicado la semana a descansar, quedar con los amigos y familia y poco más, por lo que he sido capaz de meter con calzador algunas partidillas que tan ricamente nos han hecho soportar la pasión de estos días de asueto existencial:



Nos desayunamos la SS con este jueguillo el sábado 31 por la noche, por aquello de empezar con el plato fuerte de primeras y no perder las fuerzas y el tiempo con fillers y tonterías que quitaran las ganas de algo más tocho después. Fue de las mejores partidas que he echado con la robopilingui. Estuvimos 4 horas dándonos hostias, provocando golpes de Estado, influenciando lejanos países, etc, y creo que tras 14 partidas fue la segunda vez que he terminado el juego completando los 10 turnos. Se acabó justo en la última ronda de acción del décimo turno, justo antes de la puntuación secuencial de todas las regiones. Sólo había visto las cartas de la Late War tres veces, creo recordar, por lo tanto la épica de la ocasión acompañó a la emoción de la victoria. Esta partida me confirmó lo que siempre he pensado: basta de preliminares, hay que ir a saco a por los juegos grandes, pues si no luego no habrá ganas ni tiempo de meterles mano. Quién inventaría los fillers, por dios...

El tablero al final del juego


2) Agricola (versión avanzada):
Pues sí, después de casi dos años teniendo el juego en la estantería nunca hasta el lunes pasado habíamos probado la versión avanzada. El motivo es que la versión familiar me parece tan completa y satisfactoria que no había tenido necesidad de implementar más reglas en el juego. Pero como sólo implica la introducción de dos grupos de 7 cartas por jugador, y las reglas sólo son media página, pues le metimos mano. Usamos la versión oficial en la que se reparten al azar 7 cartas de oficio y 7 de adquisición menor a cada jugador. Y bueno, a mí me pareció una burrada porque a la robopilingui me dio la impresión de que le tocaron mucho mejores oficios que a mí. "Aprendió" rápidamente dos oficios que le proporcionaban dos unidades de comida y un recurso en las siguientes rondas hasta el fin del juego, por lo que andó desde casi el principio bastante desahogada con la alimentación y pudo dedicarse a otras cosas. Logró implementar un tercer oficio que le daba también un recurso a elegir por ronda. En fin, me dio la impresión de que eran mejores, por el simple hecho de que mis oficios no eran tan buenos. Y sí, seguro que jugué mal y tenía que haber implementado mejor mis adquisiciones y tal (estoy oyendo ya las críticas), pero no dejo de pensar que la cosa tuvo un azar brutal. Menos mal que tiene solución, y la próxima vez jugaremos estableciendo un reparto con mecánica de draft, según el cual uno coge una carta y le pasa las demás al otro, que coge otra y le pasa el resto al uno, etc. Seguro que así no me podré quejar. Pero, no obstante, sigo pensando que el juego es lo suficientemente bueno como para no necesitar la versión avanzada. Sólo se necesita si, obviamente, lo juegas mucho y quieres además un poco más de dificultad.




Este fillercillo tenía yo ganas de volver a probarlo, después de las tres partidas que eché cuando lo descubrí, y lo echamos el martes. Comprobé de nuevo lo dificilísimo que lo tienen los aliens para ganar (yo los llevaba), y lo fácil que lo tenían los marines para cargarse a los aliens o, cuanto menos, para resistir su ataque, turno tras turno. Supongo que el juego pretende emular la película, y por tanto representar la supervivencia de los humanos. Pero es que yo lo veo virtualmente imposible. Tan difícil resulta que no me supone ni un reto. Una vez ganaron los aliens, en una partida que eché con el Hetero, pero eso no ha vuelto a pasar. Robando sólo dos cartas por turno, tienen que salirte cartas muy buenas, y seguidas, para poder hacer algo decente... Vamos, que lo voy a desmantelar (no lo puedo vender porque es la versión P&P). Pero reconozco que puede funcionar, y mucho, con amantes de fillers para dos que sean fanáticos de la película (no basta con esto último, pues yo lo soy y no me parece un buen juego). Tras esto me surge una duda: ¿Revolver está también tan descompensado? Y mira que la idea del juego y las mecánicas son bastante chulas...

El final del juego. Muerte por nucke


Nuestro cooperativo estrella. El jueves santo vino Pablo desde Málaga y aprovechamos que éramos cuatro (Pablo, Alfonso, la robopilingui y yo) para mostrarles a ellos dos un cooperativo de calidad. Fue una partida rara porque fue inusualmente fácil, tuvimos los fantasmas a raya casi todo el tiempo, en ningún momento llenaron el tablero y tan sólo consiguieron encantar una sola loseta de pueblo. Creo que lo único que necesita el juego, para nosotros, es ajustar la dificultad y volver a jugarlo en un nivel superior, quizá metiendo más Wu Feng, o repartiendo menos fichas de Qi al principio del juego, etc. Ya le echaré un vistazo a las reglas de ajuste para ponerlo más emocionante... Para nosotros sigue siendo el mejor cooperativo que hemos probado, aunque en realidad los cooperativos buenos son tan diferentes unos de otros que casi no se pueden comparar. A ver si lo probamos la próxima vez con las expansiones promocionales que me imprimí hace tiempo... Y vosotros, ¿habéis probado las expansiones oficiales? ¿Aumentan la dificultad del juego? ¿Las veis necesarias?

Los monjes taoistas metiendo caña...


Qué decir más de este juego, divertido a la par que rápido, fácil de explicar y desengrasante. Eso sí, he comprobado tras varias partidas que es tan amado como odiado. Y si no, preguntadle a Alfonso...




6) Tyros
El mismo jueves aproveché para sacar este juego y probarlo tras dos años de reposo en la estantería. De él oí hablar en su momento, y sentí curiosidad. Todo el mundo lo ponía por las nubes, llegando a decir que era de los mejores juegos de Wallace. Como está descatalogadísimo desde hace años, cometí la osadía de fabricármelo con escasos componentes (peones y fichas de los chinos, cartas de poker de las baratas, cubitos de otros juegos, y el tablero fabricado con una foto de BGG y un cacho de cartón gris). Sabía que era un juego sencillo, pero tenía la esperanza de que fuera entrañable. Resultó ser una pequeña decepción, que además nos jodió media tarde porque duró más de lo esperado (el cual fue tiempo que nos restó de jugar a otras cosas mejores). El juego no es que sea malo, ni que esté mal hecho, sino que ya no tiene sentido jugarlo, con la cantidad de juegos que existen hoy. Se trata de un juego abstracto (muy abstracto) en el que somos fenicios compitiendo por controlar el mayor número de ciudades dentro de los territorios de los cuatro imperios que existen en la época. El motor del juego es de cartas y uno en su turno puede realizar acciones mientras le queden de éstas: comprar barco, mover barco, fundar ciudad, cambiar cartas por otras del mazo, intercambiar cartas con otros jugadores, etc. Se dan bonos por construir ciudades en los imperios más amplios, se obtienen puntos al final por controlar con galeras regiones sin ciudad, etc. El juego se acaba cuando todo el mapa es ocupado por los imperios (que se van expandiendo en cada ronda, con una mecánica semiautomática promovida por los jugadores, según sus intereses).

Los componentes del juego, todo una obra de improvisación

La cosa es que, a pesar de la sensación de tiempo perdido que te recorre el cuerpo tras terminar la partida, hay que reconocer que, leídas las reglas, las mecánicas prometen ser interesantes y curiosas, y también ser sesudo y una "pequeña joya". Pero la verdad es que mientras lo juegas te das cuenta de la dependencia que tiene de las cartas que te tocan, lo que lo convierte en un quemacartas en el que todo el mundo se dedica a cambiar cartas robándolas del mazo hasta que le toca lo que quiere y lo hace. Nadie cambia cartas con otro porque es muy difícil que se tenga lo que le interesa al otro y normalmente no se da a cambio lo que el uno quiere, y además si nadie cambia cartas contigo pierdes el turno, de modo que... caca. Un juego muy elemental, sólo apto si se empieza en esto, bastante solitario multijugador y creo que muy desfasado ya. Menos mal que no lo conseguí en la última Mathtrade... que a mí no me gusta vender juegos y a ver a quién se lo encasqueto vía intercambio...


Nunca lo he pasado tan mal como en las dos partidas que he echado esta semana a este juego, una el jueves y otra el viernes, porque mis compañeros de mesa eran tan buenos que mi intelecto quedó virtualmente a la altura de las heces de perro no recogidas... Sin embargo, es uno de esos juegos que por muy mal que se me den, sigo teniendo ganas de jugarlo para aprender, para desarrollar la zona cerebelar que controla ese discurso, para superar el reto de ignorar la vergüenza al ser apalizado vilmente por los demás... Qué mal se me dio, leñe.



Cuando se fueron Alfonso y Pablo, logré convencer a la robopilingui para echar una última y rápida partida, por lo que saqué a esta joya lúdica de incomparable belleza. Por cierto que he de decir que nunca entenderé por qué está considerada una obra menor de Rosenberg este juego. Para mí el mejor de su trilogía de los nabos es Le Havre, después este que nos ocupa y pro último el Agricola. El mejor adjetivo que se me ocurre para describir las sensaciones al jugarlo es: agradable. Será mejor o peor, más denso o menos, pero agradable de jugar es. No sé qué tiene lo de la recolección de verdura que, al menos en el abstracto mundo virtual de los eurogames, resulta divertido y estimulante, pues entre otras cosas es la moneda de cambio con la que hacer cosas. Además, el juego es ideal para dos, lo cual lo convierte en uno de los pocos juegos densos y relativamente complejos que funcionan perfectamente a dos jugadores. ¿Qué más se le puede pedir? Pues nada, parece ser que es una obra menor... Y todo el mundo hablando de ese excremento de Merkator... :(

Para variar, la robopilingui me ganó, como siempre pasa en los de gestión de recursos...

Ayer sábado, en casa de bucanan, nos reunimos Pablo y su novia, bucanan, Alfonso, la robopilingui y yo, y como éramos seis nos partimos en dos grupos de tres (no hubo quorum de opinión para los posibles juegos de 6 que teníamos a mano). Nosotros (bucanan, mi novia y yo) echamos un TtA que nos llevó toda la tarde, mientras los otros tres echaban... ¡4 juegos! Javi tenía ganas de volver a echar este jueguillo para reafirmarse o no en la idea de comprarlo cuando salga en español (si sale, claro), y a ello nos pusimos. Era mi novena partida, y como ya había explicado muchas veces las reglas y sólo teníamos unas cuatro horas y medio para jugar el modo avanzado antes de marcharnos (luego salimos), decidí sobre la marcha hacer una explicación express de las reglas con objeto de que nos diera tiempo. Se me pasó por la cabeza comenzar a jugar sin explicarlas, para aprovechar mejor el tiempo, y porque en teoría la idea era aprender a jugarlo y valorarlo. En ese contexto, para mí primó la rapidez frente a la necesidad de jugar para ganar. Al final lo que hice fue explicar el juego en un tiempo record de 25 minutos, en los cuales expliqué casi todo, dejando sólo dos o tres cositas para cuando llegara el momento de resolverlo. Creo que era teóricamente lo adecuado, porque si hubiera hecho la explicación normal, hubiera durado hora y media, y probablemente habríamos tenido que recoger a la mitad, y en cambio pudimos terminarlo media hora antes de coger los abrigos y salir a la calle. No funcionó para todos, esa explicación tan rápida, y quizá hubiéramos tenido que jugar a otra cosa, no sé. Pero jugarse se jugó. ¿No es mejor probar esta maravilla de juego que no? Bueno, para mí sí, pero supongo que no para todo el mundo. Y es que es tan difícil sacarlo a mesa...

Doble partida eurogamera

10) Evo:
Sacamos este juego el viernes cuando éramos 5 y había ganas de gestionar una camada de dinosaurios en el Pangea de hace la tira de años bisiestos. Funcionó bastante bien porque su fantástica subasta a la Cyclades gustó a todos, así como esas cartas tan tochas que rompían alguna que otra estrategia vilmente. Es un juego curioso, que depende mucho de la gente que juegue. No es en absoluto solitario multijugador, por lo que puede desagradar (o no entusiasmar, sencillamente) a jugones de euros puros, pero sin embargo eso es lo que lo hace para mí tan grande: tiene estrategia, pero la posibilidad de fastidiar y atacar. Y dados...

Disposición del mundo justo antes de la caída del meteorito

Configuración genética de mis dinos al final de la partida

Un gran juego que merece mucho la pena y que ocupa un nicho importante en cualquier ludoteca. Pero casi mejor la versión antigua, que la nueva es demasiado cool para mí...


Dio tiempo esta semana también de enseñar este juego, que siempre funciona pero que desgraciadamente se quema pronto. Por eso nos gusta jugarlo cada vez con gente diferente, para aprovecharnos de la sorpresa y la novedad.

Alfonso recordando sus instintos más ancestrales


12) Ajedrez:
Pues sí, no me da nada reconocer que ayer jugué mi primera partida después de muchos años a este juego (no lo jugaba desde la adolescencia). Hacía tanto tiempo que ni me sabía bien las reglas y me las tuvieron que repasar, a mi edad (he perdido el miedo al ridículo y la burla tras jugar a Trogloditargh, así que no sufrí). Además, las circunstancias que rodearon la partida la convirtieron en un evento entrañable como pocos: aconteció aquello en cierta taberna de barrio cordobesa (que no cordosiesa, afortunadamente) en la cual dieron nuestros huesos a parar, donde tras varias sabrosas tapas baratas y cargadas de grasas saturadas y colesterol LDL, uno de los parroquianos que nos acompañaba (ciclista y ajedreísta de pro, a la par que bebedor profesional), me propuso tamaña aventura nocturna, en un contexto tan cañí y aspañó como aquél. No sé si la cagué muy rápido o cuántas tonterías hice, pero mi amable verdugo manifestó que para no jugar hacía muchos años y no saberme bien ni las normas, no fenecí tan rápido como imaginaba. Qué amable era...

El Jaque-Mate inevitable y tan doloroso como una puñalada trapera



Y he aquí lo jugado en estos numerosos días de levantarse más temprano para estar más rato sin hacer nada. Intentaremos hacer más cosas productivas cuando recuperemos lo gastado en nuestro próximo viaje a NY. Así al menos nos dará la luz del Sol y despertaremos de nuestro sueño zombie...

Esta semana sin embargo jugamos a algo más: el Mare Nostrum. Pero eso lo dejo para una próxima entrada, que el juego tiene miga.

9 comentarios:

  1. Wow!! Y te quejarás encima! Menuda cargada de partidas. Como mola siempre leerte un poco. A ver si nos vemos y echamos algo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Vais a Zona Ludica? Espero veros allí.

      Eliminar
  2. Que semana más aprovechada. Tener dias libres acompañados de mal tiempo fuera provoca estas sesiones que me molan tanto.
    En mi caso me he pegado un atracón en toda regla esta semana, y es que he jugado tanto como algunos meses enteros.

    PD.- Loyang, juegaco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues espero leer tu reseña en breve, que siempre es de interés saber cómo se lo pasa la gente en estas sesiones tan intensas ;)

      Eliminar
  3. Guaaauuu menuda sesión!!

    Empiezas fuerte con el TS, juego que estoy esperando ansiosamente que me debería de llegar hoy, menos mal que tengo al maestro Suffo para que me lo explique xD.

    Luego el Agricola, la versión familiar se queda muy básico, la aunque darle vidilla al juego adaptandolo a la versión normal + adq. menores y oficios... y siempre modo draft.

    El ricochet robot es otro que le tengo ganas, estoy convencido de que a Ana le encantara, ya te diré.

    El TTA estoy esperando a homoludicus ya que todo el mundo dice que es un juegazo.... Habrá que catarlo .

    Lo que ha despertado todo mi interés es el royal, no lo conozco y parece que pinta muy bien.

    En fin...mi semana ha estado aceptable aunque podría estar mejor.

    Un saludo Marcos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues te envidio killo porque aún no has probado muchos juegacos (como dices) que te reportarán gratas experiencias lúdico-festivas. TS, TtA, Ricochet Robots... si hicieran un libro con los "1000 juegos que jugar antes de diñarla" esos tres deberían estar en el apartado "Los más repetidos".

      ¿Cuando dices Royal te refieres a Loyang? Si es así, te animo a probarlo cuando te sea posible porque es la gran joya de Rosenberg, que ya te digo que no entiendo por qué no es más conocido y jugado.

      Un saludo ;)

      Eliminar
  4. Ey, grandes partidas, no te puedes quejar!

    En cuanto al Agrícola, en mi opinión el básico tb stá mu apañao. Y el avanzado me supone un problema; cierto es que a menganito le pueden tocar mejores cartas q a ti, y q el sistema draft lo corrige. Pero cuando he jugado al avanzado me ha dao demasiada pereza aplicar el draft, ya que éste añade más duración aún: TODOS los jugadores leyéndose TODAS las cartas. Ufff, mira, prefiero que a alguien le toquen "descompensadas". Iwal ni las usa bien. Y a lo mejor me tocan a mí! jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues la verdad es que tomada como experiencia de juego está bastante bien esa actitud. Yo lo probaré con draft por saber cómo funciona y porque no me importa que dure más, pero quizá haga como tú o incluso regrese al familiar, que ya es bastante denso si uno quiere.

      Eliminar
    2. Jopelas, cuanta partida :)
      Del agrícola sólo una cosa que decir: todo el mundo en todas las partidas que jugué en avanzado aleatorio (y ya van unas cuantas) piensa que las cartas del otro son mejores :p

      Eliminar